Comenzando mi día con la Madre del cielo.

Excelsa Madre de Dios: Habla, Señora, que tu Hijo escucha y lo que pides conseguirás. Habla, María,  abogada nuestra, a favor de nosotros desdichados. Recuerda que por nuestro bien has recibido tanto poder y dignidad. Dios ha querido hacerse tu deudor, recibiendo de Tí su ser humano, para que puedas,  a tu arbitrio, dispensar misericordia en favor nuestro. Soy tu siervo, y entre los mejores quisiera yo encontrarme. Amén

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s