El día con la Santísima Virgen María

No me abandones, Madre y esperanza mía, como lo merezco. Conozcan cielo y tierra, que el protegido por Ti  jamás se pierde. Olvídense todos de mí, con tal de que de mí no te olvides,  Madre de Dios omnipotente. Dile a Dios que tú eres mi madre y me salvaré. Yo me fío de Ti, María, en esta esperanza vivo y en el ella espero morir diciendo: “Jesús es mi única esperanza, y Tú, después de Jesús, Virgen María”. Amén.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s