Hoy con mi Madre…

¡Madre del Buen Amor! ¡ Vida, refugio y esperanza nuestra! Bien sabes que tu Hijo Jesucristo, además de ser nuestro abogado perpetuo ante su Eterno Padre, quiso también que tú fueras ante Él intercesora nuestra, para impetrarnos las divinas misericordias.  Ha dispuesto que tus plegarias ayuden a nuestra salvación, les ha otorgado tan gran eficacia, que obtienen de Él cuanto piden.   Amén

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s