Orar por los enfermos.

Cuando la Santísima Virgen formó su grupo de oración, insistió mucho sobre la atención que éstos jóvenes adolescentes debían prestarle a los enfermos y como debían orar por ellos.

“Cuando tengan a un enfermo, oren por mis intenciones y ofrezcan sacrificios por mis intenciones. Y yo me ocupo del enfermo”.

Pero existe una manera equivocada de orar, es cuándo nos focalizamos únicamente en la curación y repetimos: “¡Señor, sánalo, sánalo!”

“No”, nos dice la Virgen, “no oren así, queridos hijos, porque de esa forma sus corazones no están abiertos a Dios ni a la voluntad de Dios”.

“Es la mejor oración que pueden hacer por los enfermos”.

 

ORACIÓN.

Oh Dios mío, este enfermo que está aquí delante de Ti,
ha venido a pedirte lo que él desea y piensa
que es lo más importante para él.
Tú, oh Dios, haz que entren en su corazón estas palabras:
“¡Es más importante la salud del alma!”
Señor, ¡Hágase sobre él Tu Santa Voluntad en todo!
Si Tú quieres que sane, que se le dé la salud.
Pero si Tu voluntad es diversa, que continúe llevando su cruz.
Te rogamos también por nosotros que oramos por él;
purifica nuestros corazones para que seamos dignos de donar,
a través de nosotros mismos, Tu Santa Misericordia.
Protégelo y alivia sus penas, hágase en él Tu Santa Voluntad.
Que Tu Santo Nombre sea revelado a través de él,
ayúdalo a llevar con amor su cruz. Amén.”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s