Oraciones por los enfermos y afligidos del Padre Claudio Bert

Jesús Misericordioso,
que te acercaste a cuantos sufrían
 en el cuerpo y el espíritu,
y acariciaste las heridas de muchos enfermos
 con el aceite de tu inmensa bondad,
te suplicamos que podamos seguir experimentando
 tu cercanía saludable entre nosotros,
especialmente en el misterio de tu Presencia
 en el don de la Eucaristía.

P. Claudio Bert

1barraflores

Oración del “basta que creas” (Lc 9, 50)

“No temas, basta que creas…” fueron tus palabras, Señor,
para engrandecer la confianza
de aquel judío enlutado  ante su hija que acaba de morir.
Y en el duro silencio del camino
que los condujo hasta el lecho de la muerte,
donde Jesús con el poder de su palabra
levantó a la niña para ponerla en brazos de su padre,
allí estamos también nosotros, Señor.
Conocemos ese andar en el silencio
de una fe  revestida de esperanza en tus promesas…
para que Tú hagas lo que quieras,
porque todo lo hiciste bien…
Te ruego que vengas a ver  a nuestros enfermos, Jesús Samaritano.
Que enciendas tu luz en la noche de nuestros sufrimientos físicos y morales.
Alarga tu mano para tocar nuestra carne lastimada,
para que podamos  sentir la celestial fuerza que sanaba a todos.
Mira, Jesús  de la Misericordia, a este hermano enfermo
que viene a buscar aquello que nadie más que Tú puedes dárselo.
Y como  Tú mismo lo has dicho:
Te basta que creas en la omnipotencia de Mi extremado amor
para multiplicar  incontables gracias en medio de tu pueblo.
Amén.

P. Claudio Bert

1barraflores