Testimonios

En la actualidad, a la fecha del fallecimiento del Padre Fundador, Pbro. Claudio Bert, marzo 2017, se  hallan en la Fundación y Obra del padre Claudio  mas de 100 testimonios de curación debidamente documentados y archivados.

TESTIMONIO DE LA CURACIÓN DE SANTIAGO ESCRITO POR SU MADRE, CLAUDIA PÉREZ
Corría el mes de noviembre de 2015 y luego de los controles de mi marido por un cáncer que padeció todo el 2014, nos disponíamos a tomarnos unos días de descanso pero el día anterior a la partida (17 de noviembre) no fue posible.

Un control de rutina de mi hijo Santiago revelaba que algo no estaba bien.

IMG_9948Una placa de rayos X mostraba una gran masa de ganglios inflamados en Mediastino que cubría todo su tórax. Ese mismo día fuimos a una consulta con una experta neumonóloga, quien enseguida mandó realizar una tomografía y al otro día nos citó ya que ella misma fue a buscar el resultado.

Este no fue alentador y lo envió a realizar un Pet (escáner con contraste de todo su cuerpo) el resultado lo tuvimos a la semana y reveló “Imágenes de concentración patológicas de gran tamaño en la cadena yugulo-carotideo, hueco supra clavicular, espacio retro pectoral, regiones axilar derecha e izquierda y espacio pre-vascular del mediastino anterior con gran incremento metabólico”

De urgencia ordenó una biopsia de ganglios y nos derivó al Instituto Alexander Fleming, previo a la biopsia lo entrevistó la Jefa de Oncoematología quien luego de revisarlo y ver los estudios nos informó la peor de las noticias, Santiago tenía: “un tumor maligno y se debía hacer una biopsia de ganglios y médula para diagnosticar de que tipo era el mismo (Primario de Mediastino, Hodgkin o No Hodgkin), la masa tumoral era muy grande” y según lo que revelara la biopsia era el tratamiento a seguir.

No podía creer lo que escuchaba, recién nos estábamos recuperando de la curación del cáncer de Juan y creí no tener mas fuerzas para atravesar esto, lo tenía a Santiago de la mano mirando su cara escuchando el diagnostico y me deshice en mil pedazos por dentro.

El permaneció en silencio y con mucha paz.

Paralelo a esto visitábamos semanalmente al Padre Claudio Bert y asistíamos a sus misas, él conversaba con Santi y le imponía en cada visita sus manos.

Santiago fue operado en diciembre y luego e veinte angustiosos días esperando el diagnostico, la oncóloga nos envío un mensaje que decía: “Buenas noticias!!! Es un Hodkgin simple su médula está sana”.

La mano de Dios a través del Padre Claudio comenzaba a obrar.

Quiero agregar algo muy importante, a pesar del cáncer de mi marido en 2014, el cual fue acompañado por el Padre Claudio y cuyo testimonio figura en este blog, la internación de mis padres y el diagnostico de cáncer de mi hijo, nunca perdí la fe, me aferré a Cristo y a La Virgen, puse en los brazos de María a mi hijo, al igual que lo hice con mi marido.

Recé mucho y gracias al apoyo del Padre Claudio, las hermanas y los servidores de la Obra pude transitar tan doloroso momento.

Fuimos citados por la oncóloga para explicarnos el tratamiento y cuales serían los síntomas que Santiago tendría culpa del mismo y la enfermedad.

El tratamiento sería de seis ciclos de dos quimioterapias cada uno y con posibilidad de agregar dos ciclos más por el gran tamaño de la masa tumoral.

Tampoco se descartó la posibilidad de hacer radioterapia, si la masa tumoral no desaparecía por completo al culminar el tratamiento.

La oncóloga también le informó a Santiago los efectos colaterales que tendría: “Nauseas, vómitos, aftas, llagas en boca y esófago, fiebre, sarpullido en la piel, cansancio, falta de aire, dolor en el pecho y caída de pelo, sumados a la posibilidad de inmuno deprimirse”

También le explicó que las venas, podían no resistir el tratamiento de quimioterapia y debería colocársele una vía directa en el pecho.

El 28 de diciembre 2015 fue su primera quimio, cada quince días recibía una, previo a cada quimio visitaba al Padre Claudio, rezaba en casa todas las noches y tomaba el agua que bendice en sus misas.

A mitad del tratamiento los médicos recomendaron hacerle un Pet para evaluar la evolución, hasta ese momento Santiago no tuvo ninguno de los síntomas descriptos por los médicos y seguía concurriendo a su trabajo.

El 21 de marzo de 2016, se le realizó el Pet, estábamos muy nerviosos y expectantes, al día siguiente recibimos de la oncóloga el siguiente mensaje: “Por lo leído, Santi ha reaccionado bien a su tratamiento, los espero el próximo lunes luego e su quimio”.

El domingo 27, Día de Pascuas, Santi se confesó con el Padre Claudio y volvió a tomar la Eucaristía después de muchos años.

El día siguiente, la oncóloga nos recibió con una sonrisa, nos abrazó y nos hizo sentar, tomó los estudios y nos explicó las imágenes de noviembre y las de ahora, tomó la historia clínica y escribió en letra de imprenta mayúscula: “Remisión total de la enfermedad!!!” … nos fundimos en un abrazo estábamos felices, Dios había realizado el segundo milagro en mi familia.

Nos aconsejó terminar el tratamiento como prevención.

Santiago está a tres quimios de terminar su tratamiento, este lunes pasado ya nos dieron la fecha de finalización que será el 3 de junio, él sigue asintomático, como lo estuvo durante todo el tratamiento, todo el personal que lo atiende en el Instituto Fleming, se asombran de su estado.

Gracias Padre Claudio Bert, por tus palabras, por tu contención, por tus manos sanadoras, por las charlas con Santi que de a poco lo han vuelto a la Fe, Gracias Madre Aurora que con tu abrazo en todo momento mes sostuviste y con tu sonrisa cálida y tus palabras suaves pero contundentes me has repetido: “Tranquila está en manos de La Virgen, va a salir todo bien”, Gracias Hermana Gema por tus oraciones, Gracias a todos los Servidores que estuvieron y están siempre pendientes y rezando por él, y en cada visita lo reciben con sus abrazos llenos de afectos.

Gracias nuevamente Padre Claudio Bert por que Santi está sanando física pero también espiritualmente!!!! Y nos ayudas a que nuestra fé crezca cada día más, a que confiemos, tengamos esperanza, nos entreguemos a Cristo y a La Virgen y estas pruebas nos enseñen a ser mejores cristianos.

Que Dios te bendiga a vos, a las hermanas y a toda tu Obra

  • Autorizo al Padre Claudio Bert a publicar el presente testimonio, donde desee y lo crea conveniente.

Buenos Aires, 1 de mayo de 2016
Claudia Pérez de Varela
Mamá de Santiago Alejandro Gil (DNI 37.120.886)

cenefa4

TESTIMONIO DE SANACIÓN DE MARÍA DEL CARMEN BERT

Tengo un diagnóstico de una enfermedad neurológica( autoinmune) desde hace 16 años y contraída 2 años antes del diagnóstico. El diagnóstico fue en el año 2000 y se empezó a manifestar en el año 1998, después de una cirugía cervical. La misma se denomina CDIP (polineuropatía motora, desmielizante, inflamatoria).

imageEs una enfermedad no tan conocida como lo es la escleroris múltiple,pero de una gravedad similar.

Los síntomas y afecciones son múltiples, pues atacan a todos los nervios periféricos de cualquier parte del cuerpo, produciendo por desmielización, la pérdida parcial o total de las partes afectadas. Actúa tan rápidamente, que los daños suelen ser muy severos y tardíos en recuperar.

Las afecciones más continuas y permanentes que tuve que soportar por muchos años, desde 1998 hasta el 2004, fueron parálisis total de mis piernas, pérdida de fuerza en brazos y manos, dificultad para deglutir, dificultades respiratorias y problemas en el habla.

Estos años fueron durísimos, pues tuve que someterme a tratamientos muy fuertes y la mayor de las veces con largas internaciones. Humanamente sentía que no era una vida digna, pero nunca me sentí abandonada por la infinita Misericordia de Dios, y eso fortalecía mi fe, mi esperanza y mis fuerzas para seguir luchando.

En el año 2004, recibí una gracia muy especial, por la cual volví a caminar, y sentí volver a vivir… Pero la enfermedad no desapareció y en los años que siguieron de tanto en tanto tuve varios episodios con recaídas, algunas más intensas que otras; y siempre era como volver a empezar.

Hace 3 años atrás, exactamente el 13 de junio del 2013, día de San Antonio, sufro un accidente cayendo de una escalera, y me produjo la lesión del tendón supraespinoso y lesión de codo.

Razón por la cual, debí someterme a dos cirugías y maniobras de estiramiento, por lo que sufro una fractura de mi brazo a la altura del hombro. No hay palabras para explicar todo lo que he sufrido y la impotencia de una mala praxis. Con la enorme gracia de Dios, seguí mi lucha, aunque perdí la movilidad total de mi brazo derecho. Siendo diestra tuve que aprender a utilizar el brazo izquierdo, me costó mucho pero lo logré y hoy puedo utilizar con facilidad mis dos brazos.

No me daban ninguna esperanza de recuperar mi brazo y recorrí cuantos profesionales me recomendaban. Solo en el Hospital Italiano de Bs.As., encontré profesionales que me devolvieron las esperanzas.

Durante 9 meses en el 2015, viajé a Bs.As ,para hacerme muchos estudios en dicho Hospital, hasta que se decidió y concretó la cirugía para el 26 de noviembre del 2015. Los profesionales que me atendieron y operaron, son el Dr.Maximiliano Ranaletta y el Dr. Jorge Boretto,exelentes profesionales.

A partir de aquí, comienza la historia en la cual El Señor “ irrumpió con su gracia”.image

El día que me operaban, antes de la cirugía hablamos por teléfono con mi hermano y me dijo que se le habían complicado las cosas y que nos veríamos después de la cirugía, que me ofrecería en la Santa Misa y que en la Obra orarían por mí.

Como vivo sola desde hace muchos años, tuve que conseguir alguien que me acompañara y la Providencia me eligió una gran amiga y hasta ahora ha sido mi “cirenea”, Alicia.

Ella me acompañó en todas éstas instancias y yo estaba dentro de todo muy tranquila, pues era la coronación de muchos esfuerzos y sacrificios. Espiritualmente me había preparado abandonándome a la voluntad de Dios y recibiendo los sacramentos antes de viajar.

La cirugía fue exitosa y el mismo médico me despertó de la anestesia para decirme: -Todo salió bien, nos dio muchísimo trabajo, y ahora logramos mover tu brazo en todas direcciones.

Yo no podía hablar, pues estaba aún bajo el efecto de la anestesia, pero me dio mucha alegría y tranquilidad.

imageMe llevaron a una sala de recuperación, que es como una terapia intermedia, donde iban trayendo todos los recién operados. Al rato que me trajeron, comencé a tener problemas para respirar, sentía que se me cerraba la garganta y me ahogaba. Hice señas a un enfermero, y enseguida me asistieron con corticoides y nebulización.

Volví a repetir el episodio, pero más fuerte y con taquicardias, yo comencé asustarme un poco, pues sospeché que era efectos de la anestesia. Me controlaban constantemente y me colocaron oxígeno hasta que me fui estabilizando. En total estuve como cuatro horas bajo control y a todo esto mi amiga esperando afuera, sin saber lo que me había sucedido, pues luego me lo comentó.

Luego me llevaron a la habitación y estuve un día completo internada, dentro de todo bastante bien.

Tuvimos que quedarnos un par de días en un hotel, para que me hicieran las primeras curaciones.

Mi hermano Claudio y la Hna. Gema, vinieron a verme en esos días y me trajeron la comunión, estampas de la Virgen del Buen Amor y un rosario bendecido.

Alicia, mi amiga, tuvo la posibilidad de ir a dos de las misas de mi hermano, ella no quería dejarme sola, pero yo insistí. Vino muy muy feliz, creo que fue un antes y un después para su vida.

Tal vez, esa era la preparación para lo que vendría, pues ninguna de nosotras imaginabamos , lo que nos tocaría sufrir juntas.

Yo no me sentía bien, aumentaban mis dificultades respiratorias, muchas molestias en la garganta que me dificultaban tragar y me ahogaba con facilidad.

Durante esos días y después de las curaciones tuve que volver a colocarme corticoides pues seguían los malestares.

De regreso a Santa Fe, si bien estaba muy contenta por las mejorías casi inmediatas en mi brazo, mi organismo en general no estaba bien. Tenía indicada rehabilitación, pero primero me hice ver en el Hospital Cullen, con Neumonólogo y otorrino para descartar algún tipo de lesión por entubación.

Todo salió normal y ambos opinaron que era neurológico, por mi enfermedad.

Consulté a mi Neurólogo, y me dijo que seguramente era producto de mucha anestesia para mi patología. Y así comencé a tratarme con corticoides, pero no me hacían ningún efecto, día a día iba perdiendo más fuerza, sobre todo en las piernas y comencé con muchos temblores en todo el cuerpo,algo que nunca me había sucedido.

Me indicó entonces hacerme 5 días de pulsos con “corticoides”, son 500 mg.de corticoides endovenoso y me los hicieron con media internación. Yo tenía muchas esperanzas de mejorar con ese tratamiento, pero nada sucedía, yo iba desmejorando cada día que pasaba, ya casi no sostenía mi cuerpo. Alicia y mi papá se turnaban para cuidarme mientras me pasaban la medicación, que duraba varias horas.

A todo esto, ya se acercaba la Navidad y toda mi situación causaba malestar familiar y se complicaba la atención en el hospital.

Pese a lo doloroso e inesperado de lo que estaba viviendo, El Señor me sostenía de una manera increíble!!!! Que hasta a mí, me sorprendía. No me angustiaba, ni me desesperaba, seguía adelante, aún sin saber que me esperaba.

Pasaron las fiestas de Navidad y mi estado era más complejo,ya no podía caminar. El Neurólogo indicó entonces, tratamiento con gammaglobulina endovenosa. Es un tratamiento muy costoso, pero a Dios gracia, el hospital me lo cubría. Pero ésta vez, tuve que hacerme el tratamiento con internación en sala, cosa que yo quería evitar por los contagios. Era ya la semana de fin de año, y tuve que pasarla internada, solo me dejaron salir el 31 a la tarde para estar en familia e incorporarme al día siguiente. Fue muy triste.

El tema de las fiestas, retrasó el tratamiento y me tuvieron muchos días sin medicación. Ahí comencé angustiarme, pues me daba cuenta como desmejoraba y no sabía que podía sucederme.

Ya casi no podía tragar, no movía los dedos de los pies, mis piernas rígidas y espásticas y todo mi cuerpo temblaba.

La presencia de síntomas nuevos, hizo que los médicos que me atendían comenzaran a dudar si se debía a la CDIP o a la presencia de alguna otra enfermedad agregada. El saber esto aumentó mi angustia, pues no podía creer estar pasando por todo esto.

Recuerdo que en un pase de sala, rompí en llanto y dirigiéndome al jefe le dije:-Por favor, no quiero quedar en silla de ruedas!!! Y viéndome así, autorizó el tratamiento con la gammaglobulina. Pero siguieron haciéndome todos los días numerosos estudios y análisis, en busca de una respuesta que los satisfaga.

A los pocos días del tratamiento, comencé con muchas cefaleas y náuseas y nada me lo aliviaba. Era producto de la medicación, pero me produjo menengitis tóxica y hepatitis tóxica. Todo se iba complicando, pero el tratamiento había que terminarlo. Así que con el sostenimiento de Jesús y Maria, tuve que aguantar todo el tratamiento. Tenía siempre en mi mano el rosario bendecido que me había regalado la Hna. Gema.

Alicia, mi cirenea, no me abandonaba, se pasaba horas a mi lado, cuidándome y alentándome y rezabamos juntas.

Tuve que someterme a una punción medular, para descartar algún foco infeccioso, pues tenía mucha fiebre.

Mis venas se estallaban constantemente, así que era una tortura encontrar venas para pasar la medicación.

Y así fueron pasando los días y estuve internada hasta el 15 de enero. No había mejorías muy notorias, solo habían disminuido los temblores, gracias a Dios, pero las demás dificultades habían quedado y ya no podía caminar.

Cuando se normalizaron los análisis del hígado, pedí por favor que me dieran el alta. Les prometí que me cuidaría mucho, es una sala en la cual los profesionales y enfermeras me conocen de años.

Y gracias a Dios accedieron, pero indicándome rehabilitación y la no toma de ningún calmante por mi hepatitis.

Mentalmente yo me iba preparando, como me las iba arreglar para vivir sola y en la silla de ruedas. Pero la Providencia no me abandonó ni en lo espiritual, ni en lo emocional, ni en las personas que puso a mi lado para que me ayudaran.

Y así poco a poco, fui organizando nuevamente mi vida desde mi nueva situación, en la silla de ruedas. No fue nada fácil, pero con paciencia lo fui logrando.

Con mi hermano, teníamos contactos frecuentes por teléfono y él me alentaba y ofrecía misas por mi recuperación.

Mucha gente amiga oraban por mí, y yo les decía: -oren para que yo sepa aceptar la voluntad de Dios, pues El sabe lo que es mejor para mí.

Pero ya en mi casa, los malestares hepáticos y digestivos, comenzaron agudizarse, ya no podía comer, todo me caía mal y mi abdomen comenzó a distenderse mucho.

Me derivaron a un médico Clínico y un Hepatólogo, a fin de que determinaran que me sucedía y por dos episodios de hepatitis con valores muy elevados.

Ambos sospecharon en “una hepatitis autoinmune”, debido a mis antecedentes. Me pidieron ecografía, que dio normal y análisis complejos que demoraron bastante tiempo.

Todo esto al principio, me hizo tambalear pues sabía que el pronóstico no era bueno. Puse todo en manos del Señor y pedí mucha oración para aceptar la Voluntad de Dios.

A todo esto, ya habían pasado 3 meses y medio desde que se desencadenó todo y antes de tener los resultados de los estudios, me avisa mi hermano que vendría a visitarnos a mis padres y a mí en los primeros días de Semana Santa. Fue una gran sorpresa y sentí en mi interior que ésta visita era de Dios, pues en una semana tan especial y con tantas actividades religiosas, era muy extraño. Y no me equivoqué, era de DIOS!!!

Unos días antes de su llegada, me entregaron los resultados de los análisis y yo con mucha ansiedad me puse a mirar los valores, no entendía mucho pero distinguí algunos valores que eran reactivos es decir positivos y eran tres datos los que daban reactivos y con algunos valores.

Me había preparado tanto para ese momento, con mucha oración y abandono, que el saber la noticia no me derrumbó, al contrario sentí fuerzas para seguir luchando. El hepatólogo me derivó inmediatamente al Neurólogo a fin de que me medicara, pues los marcadores celulares que dieron positivos, tienen relación directa con la enfermedad neurológica. Y además me detectaron en Virus de la Hepatitis B, cosa que yo ni enterada.

Al día siguiente, el Neurólogo me recetó AZATIOPRINA (inmunosupresor), y los controles de análisis para cuando la empiece a tomar. Es una medicación muy agresiva y cuando la tomé muchos años me produjo efectos dañinos.

Baja sobre todo el nivel de las defensas, razón por la cual me debo cuidar.

Mi hermano Claudio, como lo había programado, llegó el lunes Santo y pensaba quedarse hasta el martes inclusive.

Fue una alegría enorme volvernos a encontrar, solo que ahora yo estaba en silla de ruedas.

El martes Santo, Claudio vino a mi departamento y me trajo la Unción de los enfermos y la Santa Comunión. Luego me dijo que me impondría las manos, era la primera vez que lo hacía en mí, pues yo nunca había participado de las misas con imposición de manos. Fue para mí una experiencia muy fuerte, yo sentía el amor con que mi hermano oraba sobre mí, sobre mi cabeza, mis piernas, mis manos, brazos, espalda, etc.

Yo cerré los ojos, y en silencio decía una y otra vez “GRACIAS JESÚS” y se me caían las lágrimas.

Después él me dijo:- Vas a caminar…lo dijo con certeza y confianza…y luego agregó: – Puede ser para Pascua o la fiesta de la Divina Misericordia, que es tan importante para mi.

Y yo realmente sentí en mi interior que todo lo que decía, podía hacerse realidad, pero no sabía cuándo…y entonces le dije:- Cuando Dios lo disponga.

Por la tarde del mismo día, ya antes de despedirnos pues regresaba a Bs.As., me impuso por segunda vez las manos.

Fue una sorpresa para mí, y la experiencia fue mucho más fuerte. Yo sentía sobre mi cabeza, una fuerza que me aplastaba y me tiraba hacia delante, yo estaba sentada en mi silla de ruedas, pero me sostuve. Esta vez en mi interior yo repetía: “ME ABANDONO”, y él me ungía con óleo y oraba sobre cada parte de mi cuerpo que estaba afectado. En ese momento estaba presente nuestro papá, y con mucha certeza volvió a decirme: -Quedate tranquila, que vas a caminar y avísame cuando te suceda.

Después de todo lo que viví, me quedé tranquila y abracé la esperanza de recuperarme cuando Dios así lo quisiera.

Estuvimos en contacto desde su partida y a la “espera” de que un “milagro” se hiciera realidad. Pero todo esto, en un clima de oración, de confianza y abandono al querer de Dios.

El viernes Santo por la noche, le conté que papi me había llevado a recorrer algunas Iglesias y que pude confesarme.

Esa misma noche, cuando fui a descansar, comencé a soñar con “ La imagen de la Virgen Dolorosa”, una imagen que yo tengo en una estampa, pero que en ese momento yo la tenía guardada. En el sueño, yo le recitaba cosas muy bellas a la Virgen, sobre enjugar sus lágrimas y otras referidas a sus dolores…Eran palabras tan hermosas, que quería despertarme para escribirlas y no olvidarlas, pero no podía, pues estaba soñando. Y así, tres veces seguida seguí recitándole a la Virgen, hasta que me dormí profundamente.

El sábado Santo, al despertar miré mis pies y vi que mis dedos se movían casi normal y quedé impactada!!! Me senté en la silla de ruedas y fui hasta el baño a higienizarme. En el baño yo me trasladaba a una silla plástica y cuando termino de asearme , sentí un impulso de levantarme cuidadosamente y para mi gran sorpresa “lo logré”!!! Fue una emoción tan grande!!! Lloraba y sentía que se estaba haciendo realidad todo lo que mi hermano me había dicho con tanta certeza… Poner en palabras lo que sentí en ese momento y lo que siento cada día, es muy difícil de trasmitir. Sentirse tocado con tanta Gracia del Cielo…lo deja a uno anonadado, admirado, gozoso…casi sin palabras…

Volví a sentarme en la silla de ruedas y sollozando traté de comunicarme con mi hermano y otro sacerdote amigo, pero ninguno me atendía. Así que les gravé un audio contando lo que me estaba pasando.

Era una fecha muy especial, Sábado Santo….había soñado con la Madre Dolorosa…era también el aniversario de mi Bautismo (26 de marzo), la confluencia de tantas cosas aumentaba mi admiración!!!! QUE GRANDE ES EL SEÑOR…QUE INFINITA SU MISERICORDIA….CUANTA TERNURA DE NUESTRA MADRE QUE RUEGA E INTERCEDE POR NOSOTROS…..

Cuando Claudio se logra comunicar estaba tan contento de la noticia!!! Y me dijo que me quedara tranquila, que todo iba andar bien, que me iba a curar. Eso implicaba un milagro aún mayor, pues la enfermedad que tengo es incurable para la ciencia humana.

Me sentí tan Bendecida por Dios y la Virgen, que deseaba guardar silencio y esperar en paz y serenidad que la ”gracia” se fuera manifestando. Y así lo hice y tan solo tres personas fueron testigos de lo que me estaba ocurriendo. Cuando mi amiga “cirenea” me vió parada, me sacó una foto y pude enviarla a mi hermano para que lo constatara.image

El domingo de Pascua, comencé a mover mucho más los pies e intenté pararme nuevamente, pero el dolor en las rodillas y las plantas de los pies era muy fuerte.

Yo permanecía en silencio y guardaba en mi corazón todo lo que estaba viviendo y con mucha paz, esto también era gracia de Dios. La única que podía verme, era mi amiga Alicia. Después de todo lo que sufrimos juntas, esto era una lluvia de rosas en nuestras vidas.

El lunes Pascual, di mis primeros pasos a la mañana y más tarde me largué a caminar.

El MILAGRO DE AMOR ANUNCIADO, DE HIZO REALIDAD!!!

Y para compartir ésta enorme Gracia, hicimos un pequeño video y se lo enviamos a Claudio y a otras amistades para Glorificar y Agradecer a Dios.

En los días que fueron pasando de ésta semana Pascual, cada día un progreso más…una alegría más….y así fui recuperando más fuerzas en las piernas y los pies, en mis dos manos que no lograba cerrarlas y ahora hasta puedo apretarlas. El brazo operado necesitaba rehabilitación y por todo lo ocurrido no pude realizarla ni siquiera ir a los controles pos operatorio. Y ahora comencé a mover muchísimo el brazo, con alguna limitación pero casi normal.

Los malestares digestivos desaparecieron, pese a que tomo esa medicación que es como una quimio.

Mejoré bastante el habla, pues antes me costaba mucho hablar y casi no se entendía. Ahora falta recuperar más fuerza muscular para caminar con más estabilidad, pero ya aguanto estar de pie. Además, los primeros controles de análisis me salieron bien.

Esta es la Obra que El Señor hizo y está haciendo sobre mí, seguramente tendrá preparado algún caminito especial para que yo con su Gracia pueda andar….

Mi Dios eres Tú y te doy gracias;

Mi Dios eres Tú, quiero alabarte;

Alabad al Señor porque es bueno;

Porque su Misericordia permanece

Para siempre.

Salmo 117(28-29)

cenefa4

Testimonio de gracia recibida

Testimonio de DIEGO Y NATALIA FREZZA

Capital Federal-20150418-01049

Era marzo, día 4 para ser más preciso, y habíamos regresado de nuestras vacaciones desde hacía apenas una semana.

Los últimos 3 días antes de volver, nuestra hija había registrado algunas febrículas (pequeños picos de fiebre) y notamos una pérdida gradual del apetito.

Debido a que con una sola toma diaria de ibuprofeno, y a su corta edad (19 meses), decidimos tratarla con su pediatra de regreso en Buenos Aires, considerando dichos síntomas (febrículas + pérdida de apetito) poco alarmantes (nunca más de 38 Grados una sola vez al día), y que se debían principalmente a un poco de tos, mocos y una posible insolación.

Fue entonces cuando una ecografía anticipaba lo peor: un neuroblastoma en la glándula suprarrenal derecha había provocado una metástasis hepática, en otras palabras nuestra pequeña tenía un tumor de casi 9 centímetros.

Cuando la doctora nos reunió con los estudios al momento de informarnos el diagnostico, podíamos percibir en el brillo de sus ojos y en la expresión de su cara que nada bueno tenía en esas imágenes y en esos informes, aunque reconozco que nunca hubiésemos imaginado algo así.

Y cuando finalmente escuchamos ese maldito diagnóstico, quedamos paralizados, sabíamos que estábamos recibiendo una de esas noticias que marcan definitivamente la vida de cualquier persona.

Entre otros estudios, y antes de comenzar el tratamiento químico (lo que comúnmente conocemos como quimioterapia) solicitaron un centellograma óseo, un escaneo del cuerpo para saber si los huesos no se encontraban afectados por la enfermedad.

Luego de hacer dicho estudio, y entre otros trámites, fui a retirarlo como me indicaron a las 48 horas.

Me presente en la recepción del área medicina nuclear de la clínica, completamente destruido de ánimo, igual o peor que cuando nos dieron el diagnostico debido a la acumulación de días con esta depresión.

Tan mal me vio la recepcionista que me dio conversación, me dijo lo angustiado que me notaba y que debía tener mucha Fe, algo que a esa altura ya había perdido por completo.

Pero en ese momento sentí como alguien me tomaba suavemente del brazo, era una persona desconocida, y me aparto del mostrador.

Casi literalmente me dice: “por favor tenes que ir a ver al Padre Claudio, hace milagros, está en Paraguay y Ayacucho, es una puerta verde.” Por educación le di un tibio “si, gracias”, y quedo ahí.

A los 5 minutos viene la doctora con el informe del centellograma, en un sobre cerrado que no abrí por miedo a encontrar lo peor como todo hasta ese momento, y me fui para el hospital.

Allí se encontraban mi esposa con nuestra hija, completando más estudios y análisis.

Me pregunto si había leído el resultado, me hice el desentendido pero le conteste que no.

Sin mirarla directamente me di cuenta que estaba abriendo el sobre, no quería escuchar.

De repente oigo: “dio bien, dio negativo”.

Esa frase marco un antes y un después en el transcurso del tratamiento, eran los primeros resultados positivos, eran rayos de sol asomando después de varios días de la peor tormenta.

Cuando ocurren cosas tan difíciles como esta, entre lágrimas de dolor comienzan a surgir interrogantes, como “por qué justo a mi hija”, o “donde esta Dios en este momento”, y muchos de nosotros lo primero que perdemos es la Fe, el sentido de la vida, cosa que debo reconocer me ocurrió (no así a mi señora, que siempre positiva continuo pidiendo y agradeciendo como hasta ese momento).

Entonces surgió otra pregunta, pero esta vez de esperanza, de lograr volver a recuperar la Fe que había perdido: “Puede ser que con solo nombrar al Padre este ya estuviera intercediendo ante Dios para que todo cambie y tenga el mejor final, y entonces fue ahí cuando decidimos conocerlo definitivamente.

Para resumir la historia, obviamente lo conocimos, nos atendió personalmente y nos escuchó como solo los médicos lo hicieron.

No se imaginan la Paz interior que transmite, no puedo ni quiero dejar de destacarlo.

Después de eso TODO EL TRATAMIENTO Y SUS RESULTADOS, desde la implementación del catéter que nunca se infecto (algo muy común y que requiere una nueva cirugía), los ciclos de quimioterapia y sus efectos secundarios, las internaciones por neutropenia, etc. fueron pasando de la mejor manera, sin complicaciones, y mínimas han sido también reacciones propias e inevitables del tratamiento.

Luego del tercer ciclo de quimio fuimos a ver al Padre, un domingo, justo antes de la primera lectura de imágenes pos comienzo del tratamiento.

Era muy importante para saber cómo estaba reaccionando la enfermedad a la aplicación de la medicación.

Se hicieron las imágenes (tomografía), y fuimos a buscar el ansiado resultado.

Antes de llegar al sector de oncología nos cruzamos con María, su Doctora, la misma que nos había dado la primer triste noticia del diagnóstico.

Estaba al tanto del resultado y su cara lo decía todo, nos abrazó feliz y nos dijo que el tumor, originalmente de casi 9 cm, se había reducido a menos de 1.5, y solo en el hígado, todo el resto prácticamente había desaparecido.

Nos emocionamos, era la noticia que necesitábamos para tomar un importante envión anímico, recargar fuerzas y seguir luchando con la Fe y esperanza más renovadas que nunca.

Obviamente fuimos a ver al Padre para contarle, nos fundimos en un abrazo.

Luego del 5to. ciclo de quimioterapia volvemos a repetir las imágenes (tomografía), y obviamente antes de ello volvimos a visitar al Padre.

En la semana retiramos el informe, y los resultados seguían siendo aún más que satisfactorios: habían desaparecido de todos los lugares afectados, aunque en el hígado continuaba una especie de mancha, no totalmente identificada.

Según protocolo, el próximo paso era la intervención quirúrgica para la remoción del tumor, pero en junta médica decidieron que lo más conveniente era realizar otro estudio, un Centellograma con MIBG, una especie de escaneo corporal total que se compone de imágenes con contraste durante 3 días.

Con esto, la idea era saber cuánto de dicha mancha eran realmente células cancerígenas y cuanto podía ser una cicatriz o algo por el estilo debido a la cantidad de transfusiones de glóbulos rojos y plaquetas recibidas, y reducir así la superficie del órgano a intervenir quirúrgicamente.

Es más que obvio la aclaración, pero volvimos a ver al Padre y pedirle que incluya a Sofi más que nunca en sus oraciones, sobre todo considerando que este era uno de los estudios más concluyentes e importantes.

Realizamos el Centellograma, a las 72 hs. retiramos el resultado pero no abrimos el mismo, ese día teníamos turno en el Hospital y preferimos que lo haga directamente su Doctora.

Ya en el consultorio, la doctora tomo el sobre y procedió a abrirlo.

Esos segundos fueron eternos, solo nervios y silencio.

Levanto la vista y nos dijo: “excelente, el resultado es negativo, Sofi no tiene más células cancerígenas en su cuerpo”

Nos fundimos en un abrazo los 4, lagrimas, emoción y milagro.

Eso, además de ser una increíble noticia, significaba que Sofi no iba a ser expuesta a Radioterapia (otro de los tratamientos sumamente agresivos además de la quimioterapia contra la enfermedad) ni a la intervención quirúrgica !!!

Creo que fue uno de los días más felices de nuestras vidas.

A veces escuchamos que se habla del amor de padre a hijo, y es verdad que es único, pero muy pocas veces se menciona el dolor de padre a hijo, y les aseguro que lamentablemente es mucho más fuerte.

Como dice una frase popular: “nunca quise ver tan lejos el dolor, con verte crecer tengo bastante”.

Ahora viene el Autotransplante de medula, el último paso para ver a nuestra hija curada definitivamente y para siempre, para verla sana y poder imaginarla corriendo, saltando, estudiando, formando una familia.

Por el momento todos los estudios cardiológicos y de sangre solicitados para la intervención dieron bien, es algo maravilloso después de todas las transfusiones y lo invasivo del tratamiento.

No tenemos más que palabras de eterno agradecimiento para el Padre Claudio, desde que lo invocamos, desde que lo conocimos cuando nos abrió las puertas de su casa, desde la imposición de sus manos que no nos cabe la menor duda poseen un don único, desde su milagro para devolver la salud de nuestra hija, para devolverle la Fe a quien le escribe y afianzar aún más la de mi esposa.

Gracias eternas Padre, que Dios lo bendiga !!!

 

Autorizamos al Padre Claudio Bert a publicar el presente testimonio, en su todo o en partes, original o con modificaciones, donde desee y crea conveniente para que el mundo conozca su maravillosa obra.

___________________________________

 

La Obra ha recibido este testimonio escrito por la Señora CARMEN GAMARRA (DNI 18.789.821) quien autorizó  se lo haga  conocer, como parte de su gratitud a Dios y a la Santísima Virgen María. En la Misa del viernes 21 de marzo, ella misma lo ha leído delante de los fieles presentes.

“Mi nombre es CARMEN GAMARRA. Estoy aquí para manifestar mi agradecimiento ante tantos fieles, con este testimonio de fe, hacia el Padre Claudio Bert. Hace unos meses a pedido de una amiga, llegué hasta  aquí. Obviamente con un problema de salud: parálisis facial crónica, que casi no me dejaba ver. Los milagros suceden solamente con la fe hacia Dios y al Padre Claudio.

Hoy gracias a mi fe, me recuperé el 90 %, con las manos milagrosas del padre Claudio.

Como no decirle gracias Padre Claudio por devolverme la alegría. Una y mil veces, gracias.”

 

_______________________________________

Mi nombre es Mathias Sebastián Zerrizuela, tengo 21 años de edad, y vivo en Hurlingan. A los 19 años me diagnosticaron un tumor cancerígeno testicular izquierdo. Fui operado en la clínica independencia en Munro, donde me lo extirpan. A los 9 meses de la cirugía me diagnostican metástasis en la columna vertebral. Tuve que comenzar con Quimioterapia y demás tratamiento oncológico. Durante ese tiempo una profesional me sugiere ir a una misa celebrada por el Padre Claudio Bert. La primera vez fui a la capilla de la calle Anchorena, donde el padre Claudio después de imponer sus manos sobre mi cabeza, caigo desvanecido y al despertar me encontré en el suelo. Seguí participando de las misas del padre Claudio, y a los pocos meses la metástasis de columna había desparecido, por lo que me suspendieron la quimioterapia y me dieron el alta.

Este testimonio lo acerco uno año después de realizarme los chequeos correspondientes, entregando los estudios y autorizando a publicarlo y darlo a conocer.

____________________________________________

TESTIMONIO
de  NIDIA ROSANA RIVAS

P1080177

Soy Nidia Rivas, de nacionalidad paraguaya, tengo 25 años y vivo en la villa 31 del barrio de retiro de la Ciudad de Buenos Aires, estoy casada y no tengo hijos. Vine de Ciudad del Este, Paraguay, donde estudiaba abogacía y donde mi vida transcurría normalmente, porque comencé a sentirme mal y a enfermarme, padecía náuseas, calambres en los piernas, se me distendía el abdomen, no podía controlar mis movimientos y fuerzas,  parecía otra persona a tal punto que me cambiaba hasta la voz, consultando en el hospital Rivero, en Ciudad del Este y no dándome una solución, ni un diagnóstico  decidí venir a Buenos Aires para mi atención. Después de deambular por varios hospitales públicos y hacerme estudios, me sugirieron viera un sacerdote. Me enteré del padre Claudio Bert, en la Villa 31 de Retiro, y comencé a participar de las misas de la calle paraguay. Despúes de varias participaciones en los días viernes, recibir los sacramentos y su imposición de manos, el cuadro me desapareció. Hoy soy una persona normal, trabajo, vivo junto a mi esposo y deseamos tener nuestro primer hijo. Gracias padre Claudio!!!

 

____________________________________________

TESTIMONIO DE JUAN CARLOS VARELA

 A principios de febrero de 2014, detecté un ganglio inflamado en el lado izquierdo del cuello.

Luego de exhautivos estudios y consultas, me derivaron a un cirujano especialista en cabeza y cuello para extirpar el ganglio enfermo.

Esa operación terminó en una simple biopsia, ya que al abrir, al médico no le gusto el panorama, ya que según me informó “cadenas de ganglios enfermos rodeaban la carótida”; el diagnostico de la biopsia: “Metástasis Carcinomatosa Escamosa, No Diferenciado”.

Se solicitaron tres ampliaciones de esta biopsia al reconocido Laboratorio Elsner, a pedidos de otros médicos oncólogos que consulté, el resultado siguió siendo el mismo.

A través de un médico amigo, llegué al Instituto Alexander Fleming, para esa misma época me conecté con el Padre Claudio Bert, el cual ya había tenido una entrevista con mi esposa adelantándole mi situación.

Yo, que estaba alejado de la Iglesia y de Dios desde hacía más de 37 años, al conversar con él me sorprendió su presencia, su paz, su palabras llenas de esperanza y Fe.

Con él comencé a sanar espiritualmente, pero Dios a través de él también actuó físicamente sobre mí.

Enfrenté en los meses de abril y mayo dos operaciones, la uútima, altamente riesgosa y por obra de Dios, al salir del quirófano no había habitación en piso y me enviaron a la Unidad de Terapia Intensiva Quirúrgica, eso y la presencia de un médico que solo hace guardias una vez a la semana en el Fleming, salvaron mi vida, un coagulo oprimió mi carótida y llegué a 23 pulsaciones por minuto, me volvieron a enviar a quirófano, estuve al borde de la muerte.

Alguien había decidido que yo debía estar en Terapia y que ese médico estuviera atento a los monitores.

El Padre Claudio me acompañó en esos días difíciles (en los cuales el cumplió años) a través de mensajes de texto y llamadas telefónicas.

Recuerdo sus palabras: “la Fe no evita dificultades pero te da valor para enfrentarlas y superarlas”, por mi parte le bromeaba que “no había visto la luz, y en vez de ascender me sentía que me hundía en plumas y bajaba”, él me contestó: “te echaron Juank”.

En esos días en Terapia sus palabras fueron mi gran apoyo y esperanza, junto a la imagen de San Pio de Pietrelcina que me había regalado antes de internarme.

En esta última operación me hicieron el vaciamiento de las cinco cadenas ganglionares del lado izquierdo de mi cuello, y para sorpresa del cirujano y del staff de oncólogos, la biopsia reveló: “Un solo ganglio enfermo, encapsulado, con la capsula intacta y semidiferenciado, el resto … sanos”.

La otra sorpresa es que tanto las tomografías, como el PET (scanner completo de mi cuerpo con material radioactivo de contraste) que me realizaron no detectaron el tumor primario, lo que abre dos posibilidades o es muy pequeño o desapareció!!!

Estoy en la etapa del tratamiento de Radioterapia y Quimioterapia como método preventivo y siguiendo el protocolo del Instituto Fleming para estos casos.

A pesar de los insoportables daños y molestias que ocasionan los dos tratamientos, los sigo atravesando con Fe y fortaleza, gracias al apoyo de mi gran amigo el Padre Claudio.

Sigo reuniéndome semanalmente con él, estos encuentros, charlas, imposición de manos, son mi sustento, mi apoyo y aunque él diga que no es él, sino Dios a través de él, le voy a agradecer de por vida el que me haya acercado nuevamente a Dios, el que me haya reencontrado con mi Fe y el sentir en cada imposición de sus manos la energía sanadora, que ha realizado este milagro de sanación física y espiritual.

 Agosto de 2014

 

Juan Carlos Varela ( Juank)
DNI 92.460145

 

42 pensamientos en “Testimonios

  1. quisiera me informen donde celebra misa el padre Claudio?? me dicen que no da mas en la calle paraguay… gracias

  2. Quisiera saber que dias el Padre Claudio, tambien la dirección. Muchas gracias y que Dios lo bendiga.

  3. El P. Claudio atiende de martes a viernes a partir de las 15hs hasta las 19hs, por orden de llegada. La sede de la Obra donde el padre atiende es
    Paraguay 2034 Piso 1º.
    Atentamente.

  4. querido Padre no hay palabras para agradecer el sosten que sos para mi,cada palabra,cada pensamiento, me llena el alma y me mantiene de pie.Sos un sacerdote santo,lleno del amor de JESUS Y MARIA un hijo digno de recibir la gracia de los que eres, fiel a su palabra. Eres la brisa que envuelve el corazon del que lucha dia a dia para estar cerca de nuestro PADRE Y MADRE.Mil bendiciones y gracias por existir me siento una privilegiada.

  5. Gracias padre Claudiop por recibirme ayer y llenarme de energia con su imposicion de manos,
    Diego G F

  6. Buenas noche Padre. Le escribo para solicitarle le dedique unos minutos a mi esposa Andrea. Le han detectado un nódulo en el seno y tiene que operarse el 18 de diciembre. Somos de La Pampa y estamos ahora en buenos aires hasta el lunes 08. Me podría decir donde podemos participar de su misa este domingo? Muchas gracias.

  7. P. le pido una oracion por mi cuñada que tiene cancer comenzo por el seno, luego se le paso al higado y ahora en la columna, y tambien por mi ya que tengo muchas deudas y estoy a punto de perder mi trabajo., gracas

  8. Lo haré con mucho gusto, Juan Carlos. No dejes de rezar y pedir tú también. Dios y la Virgen nos escuchan siempre y están atentos a todas nuestras necesidades. Fijate si pueden venir a verme. Una bendición. P Claudio

  9. Padre, gracias por escribir y por su ayuda de ir a verlo, soy Juan Carlos que le escribió en relación de que mi cuñada tiene cáncer y por el problema económico y de trabajo que tengo, le escribo desde México, en una ciudad que se llama Querétaro, ojalay un día podamos conocermos, mientras nos mantendremos en oración, gracias Dios lo bendiga.

  10. Juan Carlos, he leído tu mensaje y deseo que tengas una buena estadía allí en México!
    Rezo por tus intenciones y recibí mi fraterna bendición.
    P Claudio

  11. Estimado padre me hablaron de usted un paciente que yo visito. Soy enfermero. estoy hace unos años estoy pasando por una etapa personal de cambio y crisis interior el cual me es duro llevar, asi y todo estoy agradecido a mi Padre ( Jesus), auque hay dias dificiles a nivel mental por permitir esta experiencia,. Quiero padre poder ir a verlo y que me pueda acompañar cuando podre hacercarme? , tambien pedirle con toda humildad que rece por mi.
    Mi nombre es Juan Cañete y quiero aun mas poder vivir la presencia de jesus en mi vida cotidiana , se que no existe mayor palabra y enseñanaza de el y si uno solo se hacerca un poquito a poder apreder y vivir como el propone la paz es nuestra.
    gracias y si me puede contestar seria genial.

    gracias por todo

  12. Hola Juan!!
    En respuesta a tu mensaje te digo que con mucho gusto te puedo recibir para conversar, atiendo de martes a viernes a partir de las 16hs hasta las 19hs, es por orden de llegada.
    También te digo que rezo por tus intenciones y pido que Jesús Misericordioso derrame Su santísima Bendición sobre ti hoy y siempre.
    La sede de la Obra donde yo atiendo es:

    Paraguay 2034, primer piso, entre Junín y Ayacucho.
    Un abrazo y mucho ánimo.
    p. Claudio Bert

  13. Estimado Padre Claudio, tengo la necesidad de encotrarme con Ud. para poder comentarle mi tema. A grandes rasgos le comento que creo tener un gran daño encima y no me averguenzo de decir que deambule por todos lados (ya que es la verdad) para que me lo puedan sacar y nadie tuvo el poder. Inicialmente empeze con la iglesia catolica ya que fui formado tanto en un colegio catolico como en un grupo Scout de la vieja Usca y me dijeron que en eso no tenia que creer……………
    La persona que mas se acerco a la verdad me dijo que solo un renacimiento y sobretodo espiritual podria cortar el daño ya que fue hecho cuando yo estaba en estado fetal y fue hecho a mi madre biologica o a mi directamente.-
    A esto que le estoy comentando le doy total credibilidad ya que tengo 52 años y a los 40 me enteré que era hijo adoptado y realmente en mi vida todos los caminos se traban de una manera sistematica.-
    En este momento que le estoy escribiendo voy por la tercer novena a San Benito Abad y ayer estuve participando de la misa del Padre Elias de la familia Naranatha en la recorrida que esta haciendo por el gran Buenos Aires.-
    Una amiga me hablo de ud por eso me tomo el atrevimiento de escribirle estas lineas quedando a la espera de sus palabras.-
    Desde ya muchisimas Gracias y que Dios, nuestro Señor, pueda iluminar nuestro encuentro.-

  14. Hola Fernando
    He leído atento tu correo y comprendo, sin conocerte, qué has transitado un camino de espinas y matorrales… pero ciertamente, que en medio de la oscuridad, hubo destellos de luz que te fueron sosteniendo y guiando hasta llegar a tu momento presente, con mejor o peor fortuna… pero estás!! y seguramente has resistido muchos embates del mal.

    Con gusto puedes acercarte a la sede de la Obra donde yo atiendo de martes a viernes a partir de las 16hs hasta las 19hs. Es por orden de llegada. Te cuento que el próximo martes por el feriado largo no habrá atenciones.

    Cuando decidas venir, trae una botella de agua mineral que te la exorcizaré para que puedas usarla.

    Te bendigo y ruego a la Señora del Cielo, la Virgen María, que aparte de ti todo aquello que te dañe y no te permita avanzar en la paz del alma.
    P. Claudio

    La dirección es: Paraguay 2034, primer piso, entre Junín y Ayacucho

  15. Mil gracias Padre querido, estaré con Ud. a la brevedad si Dios me permite llegar, nuevamente GRACIAS !!!!!

  16. En verdad no tengo un lugar donde dejar pedido de oración. Pero sí puedes hacerlo así… en este mensaje que me has dejado. Rezaré por tus intenciones. Felices Pascuas y bendiciones!!
    p. Claudio

  17. Padre necesito oración por dos intenciones personales muy urgentes estoy en Mdq y me es imposible por ahora ir. Ruego de corazón, Muchas Gracias!

  18. Hola Silvia! atento a tu pedido ruego por ti y tus necesidades materiales y espirituales. Hoy es la Fiesta de la Divina Misericordia. Te pido que avives tu fe y sobre todo la confianza en el cuidado personal que Dios tiene de tu vida y de tus cosas. No tengas miedo!! p Claudio

  19. Quiero agradecerle profundamente al Padre Claudio Bert, que por medio de su agua exorcizada se curaron mis insoportables dolores de cabeza, migrañas extremas, que me llevaron a una gran delgadez y desasosiego por más de 5 años, a menos de un mes de tomar unos traguitos de dicha agua en ayunas todos los días, mis terribles dolores de cabeza se esfumaron. Ahora aunque no tenga dolor sigo tomando esos traguitos de agua, que ahora son mis protectores de todo mal y me ayudan a no enfermarme..Infinitamente agradecida por siempre!!!!!

  20. Hola Ana!!
    Gracias por dejar tu testimonio. No sólo te hace bien ahí el poder compartirlo, sino también ayudás a otros!
    Es una buena determinación. Continuar con el agua exorcizada! Rezo por ti! P Claudio

  21. QUERIDO PADRE CLAUDIO BERT LE PIDO POR LA SALUD DE MI MADRE SANTA ,UD LA CONOCIO CUANDO VINO A SALTA PIDO ORACION POR ELLA.Y QUE SU OBRA DE INTERCECION CONTINUE .NUESTROS PATRONOS LO BENDICENNNNNNNNN.GRACIASS

  22. Hola Graciela, lo haré muy especialmente. Que el Señor y la Señora del Milagro le concedan a ella una paz grande en el corazón y a ti la fortaleza para acompañarla en estos momentos. Bendiciones, p. Claudio

  23. Hola Padre Claudio Bert me gustaria verlo pronto hace años que tengo una enfermedad que no es terminal, pero ya no tengo fuerzas para continuar.Tengo 46 años y desde los 30 empece a tener problemas de salud que a medida que pasa el tiempo ya me quitan la fuerza que tenia para vivir.Y me estoy sintiendo sin ganas de nada.Habia empezado la Universidad muy feliz por continuarla ,pero siempre me pasa algo que empeora mi salud y no puedo continuarla.
    Quiero decirle que yo tengo mucha fe en Dios y en la virgen y una de las veces que estuve en coma se me aparecio la Santa Madre pero necesito verlo para poder continuar mi vida en paz…
    Monica

  24. Hola Mónica!!
    He leído con pena tu mensaje… tratando de pensarte un poco en la situación que tú padeces hace tanto tiempo. Trato de comprender… pero también me anima el verte con fe y confianza en medio de la tempestad. Precisamente, es la confianza ciega en la bondad infinita de Cristo, la tabla de salvación para todos nuestros naufragios de la vida. No temas aferrarte a Jesús, aunque no entiendas mucho cómo es todo esto…. no se trata de entender… es más cuestión de fe que de entender. La confianza en la bondad de Dios te sostendrá siempre para que no caigas desplomada. Tambbién mira el rostro de María, la Madre de todas nuestras angustias y dolores. Ella también te reconfortará siempre. Tienes que mirar su rostro en una imagen o en tu corazón. Ella te mira día y noche. te mando mi bendición y la promesa de mi oración por ti. P. Claudio

  25. Padre, mi nieto agustin de dos años nació con miopatia visceral de colon lo que le impide hacer caca naturalmente. Por favor rece porl el para que sane
    Gracias
    Angel

  26. Padre tengo mi hijo que perdio el ojo izquierdo lo tiene perfecto pero no ve se le seco la retina y no se puede hacer nada estoy desesperada a parte mi papa con cancer y mi hija mal con su esposo necesito ayuda por favor

  27. Hola Mónica, qué difícil transitar el dolor y la enfermedad de seres tan queridos… trato de comprenderte y sentir cuán difícil… Pero sé que la mirada de Dios siempre se posa de un modo particular allí donde el dolor físico y espiritual se hace más duro. Espero que la mano de Dios se haga sentir entre ustedes y que la paz que sólo Dios nos puede traer te ayude a caminar todo esto con esperanza. Si quieres puedes venir a verme a la sede de la Obra, y puedes traer también a tu hijo si lo deseas. Te mando mi bendición para ti, extensiva a toda tu familia. P. Claudio. Pídele mucho a la Santísima Virgen María, que es Madre de los afligidos y enfermos. Amén.

  28. Buenas tardes padre, mi nombre es Andrea. Le comento que estoy atravesando una crisis personal y familiar muy importante que en ocasiones me llena de impotencia, frustración, desesperación y mucho dolor emocional. Realmente hace tiempo no la estoy pasando bien y si bien me aferro mucho a Jesús y Maria, orando y adorando a El, siento que no encuentro claramente mi camino y poder vivir en paz y feliz. Con humildad le pido si reza un poco por mi y si es posible en algún momento verlo y charlar personalmente. Muchas gracias padre, saludos

  29. Andrea, te pondré en el Corazón de la Virgen para que Ella te lleve a Jesús, es el acceso más fácil y más eficaz, como lo dicen los Santos. Si puedes acércate a conversar conmigo en la sede de la Obra. Bendiciones, p. Claudio

  30. Querido padre Claudio, mi agradecimiento infinito a su presencia. Llegó en el momento “Justo”.. Cada visita a la obra es para mi una sinfonía maravillosa .. El lugar, sus colaboradores, el aire de amor, fe, esperanzas, contención, ayuda, Su escucha, Sus palabras, Sus Bendiciones .. Son una suave caricia para mi alma y la seguridad de que el el milagro que pido, se esta obrando. Bajo la voluntad Divina. Mi más sincera gratitud por Todo, desde que me recibieron en su seno. Que la gloria de Dios, siga tocando nuestros corazones. Adoro sus bendiciones! Dios lo siga Bendiciento en plena abundancia de sus Dones!

  31. Muchas gracias Patricia por compartir tu hondo sentir espiritual. Sigo pidiendo para que el Señor y Su Madre Santísima del Buen Amor te muestren los prodigios de su Amor y Misericordia. Amén. Ruega por mí si te acuerdas. p. Claudio

  32. Gracias Padre por su Paz y Bien de ayer. Sigo mejorando fisica y espiritualmente.

  33. MI TESTIMONIO.
    Querido Padre Claudio y a todos los colaboradores de la obra que Dios y la virgen, me los pusietin en mi camino. En el momento que más los necesitaba.
    En el mes de agosto 2015, le encontraron a mi hijo Facundo, de 29 años de edad, un inmenso tumor en su cabeza, una enfermedad llamada Cordoma de Clivus, es una enfermedad congenica, cuyo tumor es de crecimiento lento, hasta que comienzan a aparecer distintos síntomas que nos llevó a consultar. Recibiendo un gran impacto, impotencia y dolor, con esta noticia.
    Después de muchas consultas realizadas a varios neurócirujanos, todos coincidían que se necesitarían de varias cirugías, para ir sacando de a poco, ya que era imposible sacarlo en su totalidad, debido a la zona donde se encontraba ubicado, todos sus sentidos se encontraban en riezgo de ser afectados. El tumor de Facundo estaba localizado en la base de cráneo, con unas dimensiones muy importantes. Facu sentía que su cabeza le explotaba y esto no permitió que el siguiera haciendo su vida normal en buena calidad. También estaba afectada la deglución y todos sufríamos al verlo comer, porque se le hacia muy complicado y dolorodo. Mi hijo estaba grave y los pronósticos eran poco alentadores. Llegaron a informarnos sobre, con suerte, 10 a 15 años de proyección, también podía ser menos.
    Facundo decidió entregarse en las manos de un profesional, el más experimentado. Pero con ninguna contención médica ni humana, tan necesarias en esos momentos. En septiembre del 2015 fue sometido a una operación en la cual sólo obtuvimos el resultado de la biopsia. “Cordoma de Clivus”, lo cual sabíamos desde el mes de agosto. Las dimensiones del tumor eran las mismas. Dijeron que habían sacado lo que pudieron y que Facundo requeriría varias cirugías más. De hecho le indicaban para mayo/2016, una segunda intervención a CIELO abierto, para sacar un poco mas ..
    Y Dios puso en mi camino a la persona que me permitió llegar a Ud. Mi eterno agradecimiento inicialmente a Soledad.
    Inmediatamente le escribí contándole mi situación y Ud. que se encontraba en Roma, no demoró en responderme, dandome paz e ilusión para mi Alma.
    Ni bien volvió pude ir a verlo, donde literalmente le pedí obrara un Milagro en Facundo y que ese tumor desapareciera. Siempre me dijo que los misterios de Dios son insondable…b A partir de conocerlo y conocer su obra y a todos sus colaboradores, “una fuerza y una Fe muy inmensa, me llevaba a Ud., casi todos los días”. También padre, Ud volvió a acercarme a la iglesia y a la oración, con sus palabras tan precisas, con su serenidad, con sus imposiciones de manos,hizo que para mi verlo y asistit a sus misas se convirtietan en una verdadera necesidad. Fueron para mi un bálsamo para mi corazón y mi Alma. Me permitió dejarle una foto de Facundo, para orar por el y bendecirlo. Inmediatamente se sumaron sus colaboradores, quienes también aumentaban mi fe y mi confianza, porque sabía que insistentemente oraban por Facundo. Yo le seguia pidiendo el milagro tan ansiado, que el tumor desapareciera, aún sabiendo “que la ciencia” descartaba esa posibilidad. No existían tratamientos para mi hijo, ni rayos, ni quimioterapia. Yo seguía con mi insistencia en su intersecion, porque sabía de gente que que Ud. había logrado su sanación. Facundo se había cerrado mucho y ya no quería escuchar nada mss sobre el tema, el trauma era muy inmenso y a el lo llevó a esa postura. Yo quería que se operará con otro médico y en otro lugar. A lo cual mi hijo no accedía. Ud. me dijo que le pidiera a la virgen Maria del Buen Amor, patrona de su obra.
    “Inesperadamente” Facundo “cambio su postura” y consultó al médico que yo le había pedido y sorprendentemente decidió operarse en abril en el lugar que mi familia y yo queríamos. Esto desde ya fue un verdadero Milagro.
    Ud me dijo que este era el año de la Misericordia y que en ella confiara. La cirugía de Facundo se programó para el 5/4. Todo muy rápido, otro Milagro. Tengo 4 hijos varones, que “no comparten mis creencias” y por ellos también le pedí. Causalmente, el 3/4, día de la Misericordia, 2 personas muy conocidas por ustedes. Adriana y Cielo (madre e hija), allegadas con gran afecto por mi familia, recibían el sacramento de la comunión. Milagrosamente mis hijos asistieron a su misa, 48 hs antes de la operación de Facu.
    En la 2 cirugía, los médicos nos dijeron que iban a tratar de sacar Lo más posible, dependía si el tumor fuera duro o blando (lo cual no había sido manifestado por el anterior equipo médico)
    Después de 12 horas en quirófano, nos informaron que la intervención había sido exitosa. Le habían podido sacar más del 90% del tumor. Facu paso 5 días en terapia intensiva y 2 en terapia intermedia. Al tener problemas de deglución, tuvieron que asistirlo canalizándolo para pasarle alimento. A los 3 días le hicieron otra prueba de deglución y Facu podía empezar a comer, sin la dificultad anterior a la operación. Le quedaron secuelas en los ojos, pero con pronóstico de recuperación. Antes de darnos el alta un neurocirujano, me dijo que no había quedado nada. “El tumor desapareció”, tal cual yo se lo había pedido, padre Claudio.
    Debo agradecerle a Ud y a todos sus colaboradores, ya que la enfermedad de Facundo era sumamente grave y ahora está sano. Padre, todos estos Milagros se fueron dando por vuestra intercesión, sus plegarias, su unción al imponer sus manos. Y la Fe infinita que me infundieron ustedes. Que palabras me quedan por decir? Gracias, Gracias, Gracias, a todos ustedes, a Dios, a la Virgen y a sus manos sanadoras que salvaron a mi hijo. Facundo nació nuevamente y mi corazón rebosa de gratitud y felicidad. Gracias nuevamente, extensiva a toda su obra y pido a Dios lo siga bendiciendo con el don que le fue otorgado. Infinitas gracias Padre Claudio!!! Me declaro fiel seguidora de su bendita presencia. Gracias, me es imposible dejar de agradecerles a todos ustedes. Y sigan rezando por favor! Dios los bendiga a todos.
    Patricia Alsina

  34. Quisiera escribir al padre lo antes posible pero no sé donde

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s