ESCUCHEMOS A LA MADRE DE DIOS!

 DIOS busca a vuestra alma amada en el silencio y en la soledad.

DIOS la desea y la quiere en exclusividad, y ustedes no tienen presente realmente lo que es vuestra alma.

DIOS siempre espera a vuestra  alma en la intimidad de la oración, en el silencio del recogimiento, en el gusto de la meditación y la adoración.

 Cuántos buscan a DIOS sinceramente, pero no lo encuentran!

Van de aquí para allá, y nadie les enseña, nadie los educa, y en verdad deben saber que no han de moverse, sólo han de estar quietos, silenciar su corazón y esperar. Deben silenciar  tanto ruido de la vida cotidiana.

Lo importante es el deseo de amar a Dios, apasionadamente, dispuesto a cualquier querer, gusto, ilusión, cruz.

Pero estén atentos  y sean astutos, porque Satanás está siempre deseoso de mostrarles el ruido y las apetencias  mundanas,  para que los arrastre, para que no amen con toda el alma Mi Hijo, para que se pierdan en este camino de perfección y salvación.

Vivan dando gracias a DIOS por su amor.

El solo hecho de nacer es ya un motivo grande de alabanza y agradecimiento al Dueño de vuestras vidas.

Oren y mediten. Es vuestro alimento cotidiano para esta vida y para la vida eterna.

Los sacramentos y la Santa Misa junto a la exigencia de ser buenos de corazón los perfeccionará en este caminar junto a la Gracia que los llevará al Reino de los cielos donde todos están invitados a vivir .

Anuncios

ATENCIÓN CON LAS ESTRUCTURAS DE LA IGLESIA

 

Las estructuras de la vida en la Iglesia deben servir como un marco propicio para estimular los carismas individuales y no para uniformar, haciendo que sus miembros sean meras copias mediocres de un modelo que depende mucho de corrientes e intereses ajenos a la fe.

Pienso en esto cuando vuelvo a leer sobre las dificultades de tantos sacerdotes y monjes  para vivir su singularidad, pero sobre todo en tanta gente anónima, mujeres u hombres, que pasaron por ese rígido filtro  uniformador.

También yo lo experimenté, como lo hace todo aquel que ha pasado por esas estructuras con un mínimo de sentido crítico. Pero comprendí que el AMOR DE DIOS, VA MUCHO MAS ALLÁ DE ESA ESTRUCTURA QUE NO AYUDA Y NO SE COMPROMETE.

Cada cristiano , es un hijo de Dios, y es amado profundamente por este Dios, que es Amor, Justicia, Compasión y tantos amores más.

DÍA DE LOS FIELES DIFUNTOS.

El día de los muertos, de los Fieles Difuntos, el 2 de noviembre, es un día en que los católicos celebran a sus muertos.
Y sucede luego de haber celebrado a los muertos que sabemos que están en el Cielo. O sea la fiesta de Todos los Santos.
En general no sabemos si nuestros muertos están en el Cielo o no.
Y si ya llegaron, es posible que hayan hecho un pasaje por el Purgatorio antes, para entrar limpios e impecables al Cielo.
Pero muchos tienen la duda de que hacer si sus seres queridos aún permanecen en el purgatorio, purificándose.

La Iglesia reza por todas la almas purgantes.

Los que, en el sufrimiento purificador del purgatorio, esperan el día en que se unirán a la compañía de los santos.

No sabemos si nuestros muertos están en el purgatorio o han llegado al cielo, por eso la importancia de orar por ellos.

En virtud de la doctrina consoladora de la comunión de los santos;

de los méritos y oraciones que cada uno de ellos son capaces para ayudar a todos;

la Iglesia es capaz de unirse a su oración en el Cielo y en la Tierra para ayudar a suministrar lo que falta a las almas del purgatorio;  por medio de la misa, las oraciones, las indulgencias y las limosnas y sacrificios de sus hijos.

La base teológica de la fiesta es la consoladora doctrina para las almas, que al partir del cuerpo no están perfectamente limpias de pecados veniales o no han reparado totalmente las transgresiones del pasado.

Ellas son privadas momentáneamente de la Visión Beatífica. Y que el creyente en la tierra puede ayudarles con las oraciones, la limosna y sobre todo por el sacrificio de la Misa.

Por eso es un día especial para tratar el tema del Purgatorio.

Que se define como un lugar intermedio entre el Cielo y la Tierra que la gracia de Dios nos regala para darnos otra oportunidad de llegar al Cielo.

Esta fecha nos recuerda que nosotros podemos hacer muchas cosas para que la estadía de las almas que van al Purgatorio sea lo mas corta posible.

Lo que luego se revertirá directamente sobre nosotros, porque esas almas agradecidas que ayudamos a liberar orarán por nosotros en el Cielo, ya sea mientras estemos en la Tierra o si caemos en el Purgatorio.

En las misas por difuntos con demasiada frecuencia se escucha desde los púlpitos: 

“Él ya no está sufriendo más. 

Ahora él está en un lugar mucho mejor. 

¡Ahora él está en el cielo con el Señor en la gloria!” 

Los curas que expresan estas frases muy probablemente están movidos por la buena voluntad y la mejor de las intenciones.

Pero podrían estar muy lejos de la realidad.

Porque descartan de plano cualquier posibilidad de que hayan ido al purgatorio.

Están negando un dogma de fe de la Iglesia Católica.

Y están desinformando a los fieles, con la posibilidad de que caigan en errores trágicos.

¿Con que perentoriedad los familiares van a rezar por el alma del difunto si el sacerdote les dijo que ya llegó al cielo?

Una de las mentiras que flotan en círculos parroquiales es que todo el mundo va al cielo y al instante.
En otras palabras, simplemente ser un bautizado católico es un pasaporte seguro al cielo.
Y es más, ahora la apertura ha llegado a tal punto que la nueva moda es que ni siquiera parece que el occiso debería estar bautizado para ir al Cielo.
Basta con que sus familiares digan que era una persona buena.Esta mentira que aceptamos sin más, transmite la idea que no existe o no se aplica en ningún caso el estado intermedio de purificación.

El libro de Apocalipsis lo expresa con toda claridad: Jesús reiteró esto en el sermón de la montaña, en una de las bienaventuranzas:

“Bienaventurados los limpios de corazón”, nada impuro puede entrar en el Reino de Dios“ellos verán a Dios”. (Mt. 5, 8)

El punto es este: ninguno de nosotros tiene la autoridad para canonizar extraoficialmente a cualquier persona que ha pasado de esta vida a la otra vida.

Sólo el Papa tiene el derecho de canonizar o declarar que una persona está, sin duda en el cielo.

Dios sin duda “quiere que todos los hombres se salven y lleguen al conocimiento pleno de la verdad”, como dice San Pablo (1 Timoteo  2, 4).
La Santísima Virgen nos recuerda que siempre debemos orar por nuestros fieles difuntos queridos, por su pronta purificación y para que pronto estén en el cielo, teniendo por seguridad que la oración nuestra, las misas, nuestros sacrificios, nuestra oración y buenos actos con el prójimo es lo que más los asiste y ayuda. Nuestros queridos que  ya partieron ya en el purgatorio gozan de su ángel custodio y del mejor anhelo, el encuentro con Dios,  con la Virgen María, con los santos y sus seres queridos.

 

Mensaje del 2 de octubre de 2017 en Medjugorje, Bosnia-Herzegovina

“Queridos hijos, como Madre yo les hablo con palabras simples, pero llenas de amor y de solicitud por mis hijos que, por medio de mi Hijo, me han sido confiados. Mi Hijo, que es del eterno presente, les habla con palabras de vida y siembra amor en los corazones abiertos. Por eso les pido, apóstoles de mi amor: tengan corazones abiertos, siempre dispuestos a la misericordia y al perdón. Por mi Hijo, perdonen siempre al prójimo, porque así la paz estará en ustedes. Hijos míos, preocúpense por su alma, porque es lo único que en realidad les pertenece. Se olvidan de la importancia de la familia. La familia no debería ser lugar de sufrimiento y dolor, sino lugar de comprensión y ternura. Las familias que intentan vivir según mi Hijo viven en amor recíproco. Desde que mi Hijo era pequeño, me decía que para Él todos los hombres son sus hermanos. Por eso recuerden, apóstoles de mi amor, que todos los hombres que encuentran, son familia para ustedes; hermanos según mi Hijo. Hijos míos, no pierdan el tiempo pensando en el futuro con preocupación. Que su única preocupación sea, cómo vivir bien cada momento según mi Hijo: he ahí la paz. Hijos míos, no olviden nunca orar por sus pastores. Oren para que puedan acoger a todos los hombres como hijos suyos y sean para ellos padres espirituales según mi Hijo. ¡Les doy las gracias!”.

Lo necesario del rezo del Santo Rosario

En las apariciones la Virgen María nos invita a rezar el Rosario.

En la mayoría de las apariciones reza con el vidente el Rosario durante la aparición.

Y ella se aparece al vidente en medio del rezo de un misterio o al final del rezo del Rosario.

Es durante el rezo del santo Rosario es cuando la Santísima Virgen se le aparece a Bernardita Soubirous y lo reza con ella.

Nos cuenta la propia Bernardita:

 “… Al levantar la cabeza mirando a la gruta vi a una Señora toda vestida de blanco, con un cinturón azul.

En cada pie una rosa amarilla del color de la cadena de su rosario; las cuentas de éste eran blancas”.

“Llegadas allí, cogimos cada una el rosario y nos pusimos de rodillas para rezarlo. Apenas terminado el primer misterio, vi a la Señora.

… y después de rezar el Rosario, le pregunté su nombre de parte del Señor Párroco…

Ella, con los brazos inclinados al suelo, levantó su mirada al cielo y me dijo entonces, juntando las manos a la altura del pecho: ‘Yo soy la Inmaculada Concepción’”. 

“…Entonces metí la mano en el bolsillo y saqué el rosario…

La Señora tomó el rosario que tenía entre sus manos e hizo la señal de la cruz… Me arrodillé y recé el Rosario en presencia de la hermosa Señora

Ella pasaba las cuentas de su rosario entre sus dedos, pero sin mover los labios.
Únicamente al final de cada decena repetía conmigo el Gloria”.

 

EN FÁTIMA

En las 6 apariciones de Fátima, la Virgen pidió el rezo diario del Rosario.
Y en la última se identificó como Nuestra Señora del Rosario.

En la primera aparición en Fátima, el 13 de Mayo de 1917, les dice la Virgen a los 3 pastorcitos:

“Recen el Rosario cada día para obtener la paz en el mundo y el fin de la guerra”

En la 2a aparición, el 13 de Junio del mismo año, le dice la Virgen a Lucía: Quiero que reces el Rosario cada día.

En la 3a aparición, el 13 de Julio, la Virgen le recomienda a Lucía:

“Yo quiero que continúes rezando el Rosario cada día, en honor de Nuestra Señora del Rosario.
Para obtener la paz en el mundo y el fin de la guerra, porque sólo Ella puede ayudarte”.

El 19 de Agosto, en la 4a aparición, la Virgen le insiste:

“Quiero que continúes rezando el Rosario todos los días

En la 5a aparición, el 13 de Septiembre:

“Continúen rezando el Rosario para obtener el fin de la guerra” (la muchedumbre rezaba el Rosario mientras esperaba la aparición).

En la 6a y última aparición a los 3 pastorcitos, el 13 de Octubre de 1917, les dice la Virgen María:

“Yo soy la Señora del Rosario. Continúen siempre rezando el Rosario cada día.

La guerra va a terminar y los soldados pronto regresarán a sus casas”.

 

El PADRE GOBBI CITA SOBRE SUS LOCUCIONES MARIANAS

La Virgen misma nos ha ilustrado muchísimo acerca del Santo Rosario, a través del Padre Gobbi.

“No se asombren si en esta batalla caen los que no han querido o no han sabido usar el arma que Yo misma les he dado: la oración sencilla, humilde y mía del Santo Rosario.

Es oración sencilla y humilde y, por lo tanto, es la más eficaz para combatir a satanás, que hoy los seduce, sobre todo, con el orgullo y la soberbia”.

Nunca dejen el rezo del Santo Rosario, esta oración que Yo quiero con predilección y que he venido del Cielo a pedirles.

“¿Por qué el Santo Rosario es tan eficaz?
.
Porque es una oración sencilla, humilde, 
y los forma espiritualmente en la pequeñez, en la mansedumbre, en la sencillez del corazón”.

“La soberbia de satanás volverá a ser vencida por la humildad de los pequeños, y el Dragón rojo se sentirá definitivamente humillado y derrotado, cuando Yo lo ate.

 

No con una gruesa cadena, sino con una cuerda fragilísima: la del Santo Rosario”

Cada Rosario que ustedes rezan conmigo tiene el efecto de reducir la acción del Maligno, de sustraer las almas de su influencia maléfica…”

Cada Rosario bien rezado es un duro golpe infligido al poder del mal, es una parte de su reino que es destruida

 

 

Ármense con mi Rosario.

Arrepiéntase, se los digo a todos mis hijos. Ármense con Mi Rosario. Nunca permitan que salga de sus corazones.

Deseo que recen más a menudo el Rosario.

Los protegerá durante los tiempos de pruebas y sufrimiento.

Yo les suplico, ármense con Mi Rosario”

No es la cantidad de oración lo que es importante, es el estar constantemente consciente de ofrecerla a Jesús o La Señora.

 Nosotros tenemos dentro de nosotros el hermoso tesoro de nuestra alma inmortal . Satanás desea atacar y robar este tesoro, cuidémoslo.

Cuidemos nuestro alma, recordemos que es lo que llegará a Dios nuestro Padre Creador.

 

Mensaje de la Santísima Virgen de Medjugorje a Mirjana

Mensaje del 2 de septiembre de 2017 en Medjugorje, Bosnia-Herzegovina

“Queridos hijos, ¡quién mejor que yo puede hablarles del amor y del dolor de mi Hijo! He vivido con Él, he sufrido con Él. Durante la vida terrena he experimentado el dolor, porque fui madre. Mi Hijo amaba los pensamientos y las obras del Padre Celestial, el verdadero Dios. Y, como Él me decía, había venido para redimirlos. Yo escondía mi dolor en el amor, y ustedes, hijos míos, tienen numerosas preguntas. No comprenden el dolor. No comprenden que, a través del amor de Dios, deben aceptar el dolor y soportarlo. Cada criatura de Dios lo experimentará en menor o mayor medida, pero, con la paz en el alma y en estado de gracia, la esperanza existe: es mi Hijo, Dios, nacido de Dios. Sus palabras son la semilla de la vida eterna que, sembradas en las almas buenas, producen numerosos frutos. Mi Hijo ha llevado sobre sí el dolor porque ha tomado sobre sí sus pecados. Por eso, hijos míos, apóstoles de mi amor, ustedes que sufren, sepan que sus dolores se convertirán en luz y en gloria. Hijos míos, mientras soportan el dolor, mientras sufren, el Cielo entra en ustedes. Y ustedes, den un poco de Cielo y mucha esperanza a quienes tienen alrededor. ¡Les agradezco!”

Mensaje de la Santísima Virgen de Medjugorje a Iván

Mensaje extraordinario dado por la Virgen a Iván el 1 de septiembre de 2017 en Medjugorje

 

“Queridos hijos, también hoy deseo nuevamente invitarlos a orar en este tiempo; en particular, por mis intenciones, por los planes que deseo realizar con mi venida. ¡Oren, queridos hijos y sean perseverantes en la oración! La Madre ora por todos ustedes e intercede por todos ustedes junto a su Hijo. ¡Gracias, queridos hijos, por haber respondido hoy a mi llamado!”