Elegir es una bendición en la Vida

 

Debe sonar extraño decir que la alegría es fruto de nuestra elección. Con frecuencia nos imaginamos que hay personas más afortunadas que otras y que su alegría o su tristeza depende de las circunstancias de la vida, las cuales quedan fuera de nuestro control.

Y, sin embargo, elegimos; no tanto las circunstancias de nuestra vida cuanto la manera de responder a estas circunstancias. Dos personas pueden ser víctimas de un mismo accidente. Para uno, este se convierte en fuente de resentimiento; para otro, en fuente de agradecimiento. Las circunstancias externas son las mismas, pero la elección de la respuesta es completamente distinta. Hay gente a la que se le agria el carácter cuando se van haciendo mayores. Otros, en cambio, envejecen con gozo. Esto no significa que la vida de aquellos cuyo carácter se va amargando haya sido más dura que la vida de los que viven contentos. Significa que se han hecho opciones diferente, opciones íntimas, opciones del corazón”.

Henri J. M. Nouwen

Asunción de la Virgen María.

La Asunción de María es la enseñanza que:

La Inmaculada Madre de Dios, la siempre Virgen María, cumplido el curso de su vida terrena, fue asunta en cuerpo y alma a la gloria celestial [Pío XII, Munificentissimus Deus]:

“Después de elevar a Dios muchas y reiteradas preces y de invocar la luz del Espíritu de la Verdad, para gloria de Dios omnipotente, que otorgó a la Virgen María su peculiar benevolencia.

Para honor de su Hijo, Rey inmortal de los siglos y vencedor del pecado y de la muerte.

Para aumentar la gloria de la misma augusta Madre y para gozo y alegría de toda la Iglesia.

Con la autoridad de nuestro Señor Jesucristo, de los bienaventurados apóstoles Pedro y Pablo y con la nuestra.

Pronunciamos, declaramos y definimos ser dogma divinamente revelado que La Inmaculada Madre de Dios y siempre Virgen María, terminado el curso de su vida terrenal, fue asunta en cuerpo y alma a la gloria del cielo”.

 

 

Asunción de la Santísima Virgen María. Bibliografía

 

María no fue una rosa en la cual la divinidad reposó por algún tiempo; ella fue el canal a través del cual Dios vino a nosotros. María no podía vivir mucho tiempo separada del sueño que trajo al mundo, el sueño no podía vivir sin ella, en cuerpo y alma. Su amor a Dios le abrió paso hacia arriba; el amor por su Madre elevó a ésta hacia arriba. Nuestro Señor no podía olvidar la cuna en la que había estado. En la Anunciación, el ángel le dijo: “El Señor está contigo”. En la Asunción: “María está con el Señor”. Su Asunción es la garantía de que todas las plegarias a ella serán respondidas. El Hijo está la derecha del Padre; la Madre está a la derecha del Hijo” (Fulton J. Sheen)

San Maximiliano kolbe. 14 de agosto. Bibliografia

 

Nos hallamos ante un testigo y apóstol contemporáneo del misterio de María. Por otra parte, su ejemplo nos hace revivir una de las páginas más dramáticas de la Segunda Guerra Mundial (1939-1945, y de la barbarie nazi en los campos de concentración. Enumeramos los principales pasos de su andadura terrena.

Nació en Zdunska Wola, ciudad próxima a Lodz, Polonia, el 8 de enero de 1894. Tras su entrada en la vida religiosa como franciscano conventual, cursó estudios en la Universidad Gregoriana de Roma. Vuelto a Polonia, inició su apostolado mariano con la publicación mensual “Ricerz Niepokalanej” –El Caballero de la Inmaculada–, que alcanzó el millón de ejemplares en 1938. Fundó la asociación denominada “Milicia de la Inmaculada”, que se difundió por su patria y otras naciones. El 19 de septiembre de 1939 fue detenido por la Gestapo y fue deportado a Lansdorf, Alemania, y después al campo de concentración preventiva de Amtitz. Puesto en libertad, se ve nuevamente detenido en 1941. Encarcelado en Pawiak, Varsovia, es deportado posteriormente a Auschwitz, en Oswiecim. Aquí ofrece voluntariamente su vida en lugar de un padre de familia numerosa condenado a muerte. El 14 de agosto de 1941, después de serle suministrada una inyección letal, muere víctima de su caridad heroica. Su cuerpo fue incinerado.

Beatificado por Pablo VI, fue canonizado en 1982 por Juan Pablo II. El preso número 16670 de Auschwitz falleció en el bunker del hambre la víspera de la Asunción. Es llamado “el loco de la Inmaculada” por su extraordinaria devoción a nuestra Señora en este dulce y hondo misterio. Éste fue su ideal absorbente por el que trabajó, predicó, luchó, oró, escribió y sufrió: “Conquistar para la Inmaculada un alma tras otra, enarbolar su estandarte en las casas editoriales de los diarios y de la prensa periódica, en las agencias y antenas radiofónicas, en los centros docentes y cenáculos literarios, en las salas de cine, en los parlamentos y senados: en una palabra, en cualquier rincón de la tierra”.

El padre Kolbe deseó marianizar el mundo entero. Su vida constituye una “revelación prolongada de María”, ya que estuvo penetrado y transido por su presencia santificadora. Con acentos ardientes se dirige a la Inmaculada en bellísimas fórmulas de consagración. He aquí una: “Concédeme, Madre mía, vivir, trabajar, sufrir, consumarme y morir por Ti, solamente por Ti”.

Pensamientos del Padre Kolbe

“Tenemos que ganar el mundo entero y cada alma, ahora y en el
futuro hasta el final de los tiempos, para la Inmaculada y a través de ella,
para el Corazón Eucarístico de Jesús”.

“A veces, la vida es tan dura. Parece que estamos en un callejón sin salida. No se perfora una pared con la cabeza Y la vida es triste, dura, terrible a veces y desesperada.
¿Por qué? ¿es así tan terrible vivir en este mundo?
Acaso ¿no lo sabe todo Dios? Acaso ¿No es El Omnipotente? ¿Acaso no están en sus manos todas las leyes de la naturaleza e incluso todos los corazones de los hombres? ¿Puede, quizás, suceder algo en el universo sin que El lo permita?…Y si es Él quien lo permite ¿Puede quizás permitir algo en contra de nuestro bien, de un mayor bien, del máximo bien posible?…
Aun en el caso en que por un breve instante nosotros recibiéramos una inteligencia infinita y lográramos comprender todas las causas y los efectos, no elegiríamos para nosotros mismos nada distinto de lo que Dios permite, porque, siendo infinitamente sabio, El conoce perfectamente lo que es mejor para nuestra alma. Demás, siendo infinitamente bueno, quiere y permite sólo lo que nos sirve para nuestra máxima felicidad en el paraíso.
Entonces ¿Por qué a veces nos hallamos tan abatidos?
Porque no vemos la relación que existe entre nuestra felicidad y aquellas circunstancias que nos afligen; más aún, en razón de las limitaciones de nuestra cabeza- ella entra sólo… en un gorro o sombrero!- no somos capaces de conocer todo.
¿Qué debemos hacer, pues? Confiar en Dios. Mediante tal confianza, aunque no comprendamos directamente las cosas, nosotros damos a Dios nada menos que una gran gloria, porque reconocemos su sabiduría, su bondad y su potencia.
Confiemos en Dios, pues, pero confiemos sin límites. Nosotros confiamos que, si nos preocupáramos sólo por cumplir su voluntad, no nos podrá suceder ningún mal verdadero, aunque tuviéramos que vivir en tiempos mil veces más difíciles que los actuales.”

“Tú, Dios infinito y eterno, me has amado desde hace siglos, me llamaste de la nada a la existencia.
Para demostrarme de cerca que me amabas con mucha ternura, bajaste de las delicias más puras del paraíso a esta tierra…viviste en medio de la pobreza…, quisiste ser colgado entre tormentos en un torpe patíbulo en medio de dos malhechores…¡Oh Dios de amor, me redimiste de este modo terrible y generoso!.
Tú, sin embargo, no te contentaste con eso, sino que viendo que habrían de transcurrir 19 siglos desde que esparciste esas demostraciones de tu amor hasta que yo apareciera en la tierra, ¡quisiste proveer también a esto!
Tu corazón no permitió que yo tuviera que alimentarme únicamente de los recuerdos de tu inmenso amor. Te quedaste en esta mísera tierra en el santísimo y admirable Sacramento del altar y ahora vienes a mí y te unes estrechamente a mí bajo la forma del alimento…Tu Sangre ya fluye en mi sangre, tu alma, oh Dios Encarnado, se compenetra con la mía, le da fuerza y la alimenta” (SK 1145)

Oración y Milagros. Santa Clara de Asís.

 

La vida de Oración

Para Santa Clara la oración era la alegría, la vida; la fuente y manantial de todas las gracias, tanto para ella como para el mundo entero. La oración es el fin en la vida Religiosa y su profesión.

Ella acostumbraba pasar varias horas de la noche en oración para abrir su corazón al Señor y recoger en su silencio las palabras de amor del Señor. Muchas veces, en su tiempo de oración, se le podía encontrar cubierta de lágrimas al sentir el gran gozo de la adoración y de la presencia del Señor en la Eucaristía, o quizás movida por un gran dolor por los pecados, olvidos y por las ingratitudes propias y de los hombres.

Se postraba rostro en tierra ante el Señor y, al meditar la pasión las lágrimas brotaban de lo mas íntimo de su corazón. Muchas veces el silencio y soledad de su oración se vieron invadidos de grandes perturbaciones del demonio. Pero sus hermanas dan testimonio de que, cuando Clara salía del oratorio, su semblante irradiaba felicidad y sus palabras eran tan ardientes que movían y despertaban en ellas ese ardiente celo y encendido amor por el Señor.

Hizo fuertes sacrificios los cuarenta y dos años de su vida consagrada. Cuando le preguntaban si no se excedía, ella contestaba: Estos excesos son necesarios para la redención, “Sin el derramamiento de la Sangre de Jesús en la Cruz no habría Salvación”. Ella añadía: “Hay unos que no rezan ni se sacrifican; hay muchos que sólo viven para la idolatría de los sentidos. Ha de haber compensación. Alguien debe rezar y sacrificarse por los que no lo hacen. Si no se estableciera ese equilibrio espiritual la tierra sería destrozada por el maligno”. Santa Clara aportó de una manera generosa a este equilibrio.

 

Milagros de Santa Clara

Santa ClaraLa Eucaristía ante los sarracenos

En 1241 los sarracenos atacaron la ciudad de Asís. Cuando se acercaban a atacar el convento que está en la falda de la loma, en el exterior de las murallas de Asís, las monjas se fueron a rezar muy asustadas y Santa Clara que era extraordinariamente devota al Santísimo Sacramento, tomó en sus manos la custodia con la hostia consagrada y se les enfrentó a los atacantes. Ellos experimentaron en ese momento tan terrible oleada de terror que huyeron despavoridos.

En otra ocasión los enemigos atacaban a la ciudad de Asís y querían destruirla. Santa Clara y sus monjas oraron con fe ante el Santísimo Sacramento y los atacantes se retiraron sin saber por qué.

El milagro de la multiplicación de los panes

Cuando solo tenían un pan para que comieran cincuenta hermanas, Santa Clara lo bendijo y, rezando todas un Padre Nuestro, partió el pan y envió la mitad a los hermanos menores y la otra mitad se la repartió a las hermanas. Aquel pan se multiplicó, dando a basto para que todas comieran. Santa Clara dijo: “Aquel que multiplica el pan en la Eucaristía, el gran misterio de fe, ¿acaso le faltará poder para abastecer de pan a sus esposas pobres?”

En una de las visitas del Papa al Convento, dándose las doce del día, Santa Clara invita a comer al Santo Padre pero el Papa no accedió. Entonces ella le pide que por favor bendiga los panes para que queden de recuerdo, pero el Papa respondió: “quiero que seas tu la que bendigas estos panes”. Santa Clara le dice que sería como un irespeto muy grande de su parte hacer eso delante del Vicario de Cristo. El Papa, entonces, le ordena bajo el voto de obediencia que haga la señal de la Cruz. Ella bendijo los panes haciéndole la señal de la Cruz y al instante quedó la Cruz impresa sobre todos los panes.

San Lorenzo martir. 10 de agosto. Bibliografia

Los datos acerca de este santo los ha narrado San Ambrosio, San Agustín y el poeta Prudencio.

Lorenzo era uno de los siete diáconos de Roma, o sea uno de los siete hombres de confianza del Sumo Pontífice. Su oficio era de gran responsabilidad, pues estaba encargado de distribuir las ayudas a los pobres.

En el año 257 el emperador Valeriano publicó un decreto de persecución en el cual ordenaba que todo el que se declarara cristiano sería condenado a muerte. El 6 de agosto el Papa San Sixto estaba celebrando la santa Misa en un cementerio de Roma cuando fue asesinado junto con cuatro de sus diáconos por la policía del emperador. Cuatro días después fue martirizado su diácono San Lorenzo.

La antigua tradición dice que cuando Lorenzo vio que al Sumo Pontífice lo iban a matar le dijo: “Padre mío, ¿te vas sin llevarte a tu diácono?” y San Sixto le respondió: “Hijo mío, dentro de pocos días me seguirás”. Lorenzo se alegró mucho al saber que pronto iría a gozar de la gloria de Dios.

Entonces Lorenzo viendo que el peligro llegaba, recogió todos los dineros y demás bienes que la Iglesia tenía en Roma y los repartió entre los pobres. Y vendió los cálices de oro, copones y candeleros valiosos, y el dinero lo dio a las gentes más necesitadas.

El alcalde de Roma, que era un pagano muy amigo de conseguir dinero, llamó a Lorenzo y le dijo: “Me han dicho que los cristianos emplean cálices y patenas de oro en sus sacrificios, y que en sus celebraciones tienen candeleros muy valiosos. Vaya, recoja todos los tesoros de la Iglesia y me los trae, porque el emperador necesita dinero para costear una guerra que va a empezar”.

Lorenzo le pidió que le diera tres días de plazo para reunir todos los tesoros de la Iglesia, y en esos días fue invitando a todos los pobres, lisiados, mendigos, huérfanos, viudas, ancianos, mutilados, ciegos y leprosos que él ayudaba con sus limosnas. Y al tercer día los hizo formar en filas, y mandó llamar al alcalde diciéndole: “Ya tengo reunidos todos los tesoros de la iglesia. Le aseguro que son más valiosos que los que posee el emperador”.

Llegó el alcalde muy contento pensando llenarse de oro y plata y al ver semejante colección de miseria y enfermedad se disgustó enormemente, pero Lorenzo le dijo: “¿por qué se disgusta? ¡Estos son los tesoros más apreciados de la iglesia de Cristo!”

El alcalde lleno de rabia le dijo: “Pues ahora te mando matar, pero no creas que vas a morir instantáneamente. Te haré morir poco a poco para que padezcas todo lo que nunca te habías imaginado. Ya que tienes tantos deseos de ser mártir, te martirizaré horriblemente”.

Y encendieron una parrilla de hierro y ahí acostaron al diácono Lorenzo. San Agustín dice que el gran deseo que el mártir tenía de ir junto a Cristo le hacía no darle importancia a los dolores de esa tortura.

Los cristianos vieron el rostro del mártir rodeado de un esplendor hermosísismo y sintieron un aroma muy agradable mientras lo quemaban. Los paganos ni veían ni sentían nada de eso.

Después de un rato de estarse quemando en la parrilla ardiendo el mártir dijo al juez: “Ya estoy asado por un lado. Ahora que me vuelvan hacia el otro lado para quedar asado por completo”. El verdugo mandó que lo voltearan y así se quemó por completo. Cuando sintió que ya estaba completamente asado exclamó: “La carne ya está lista, pueden comer”. Y con una tranquilidad que nadie había imaginado rezó por la conversión de Roma y la difusión de la religión de Cristo en todo el mundo, y exhaló su último suspiro. Era el 10 de agosto del año 258.

El poeta Prudencio dice que el martirio de San Lorenzo sirvió mucho para la conversión de Roma porque la vista del valor y constancia de este gran hombre convirtió a varios senadores y desde ese día la idolatría empezó a disminuir en la ciudad.

San Agustín afirma que Dios obró muchos milagros en Roma en favor de los que se encomendaban a San Lorenzo.

El santo padre mandó construirle una hermosa Basílica en Roma, siendo la Basílica de San Lorenzo la quinta en importancia en la Ciudad Eterna.

Fuente: churchforum.org